Parálisis

Los abogados que manejan casos de lesiones relacionadas con paraplejia y parálisis deben estar bien informados sobre la ciencia y la medicina detrás de este particular tipo de lesión neurológica. Ciertamente, las lesiones de la columna vertebral son difíciles sin importar si usted está involucrado en un accidente automovilístico en una interestatal concurrida o una lesión en bicicleta en una carretera suburbana. Sin embargo, la dificultad aumenta considerablemente cuando la lesión en la espalda produce paraplejia. Los abogados de lesiones personales de McAleer Law están especializados en casos en los que el demandante sufre parálisis y están listos para ayudar a estas víctimas de accidentes con asistencia médica y legal.

Paraplejia - Una visión general

La parálisis de la parte del cuerpo desde la cintura hacia abajo se conoce en términos médicos como paraplejia. La paraplejia generalmente ocurre cuando se daña la médula espinal y puede abarcar la parálisis total o parcial de la parte inferior del cuerpo. Las víctimas parapléjicas normalmente tienen una pérdida de sensibilidad, así como una pérdida de la función de las piernas. Pueden sufrir de dolor extremo y picazón por los nervios pinchados y frecuentemente experimentan pérdida del control de los intestinos y la vejiga.

Debido a las complicaciones médicas que surgen después de la parálisis, los parapléjicos tienen una esperanza de vida más corta. La mayoría de los accidentes relacionados con lesiones de paraplejia se deben a la negligencia de una persona culpable en situaciones tales como accidentes de automóviles, bicicletas o motocicletas; sin embargo, otros peligros, como un local inseguro o un producto defectuoso también pueden ser la causa de lesiones graves. En ciertos casos, la paraplejia puede ser causada por infecciones transmitidas por sangre que se obtiene durante una hospitalización.

Los gastos médicos por sí solos pueden llegar a cientos de miles de dólares cuando se toman en cuenta las facturas de los hospitales, las facturas de los médicos, los medicamentos recetados, la terapia física, las cirugías y los vehículos motorizados para el transporte. Estas cifras no incluirían ganancias perdidas si la víctima no puede regresar a su antiguo trabajo, aparte del dolor y sufrimiento físico y mental.

Casi el cincuenta por ciento (50%) de las lesiones de la médula espinal son causadas por accidentes con vehículos motorizados. Un tercero también puede ser responsable por negligencia en muchos casos. Por ejemplo, el conductor que tuvo la culpa pudo haber estado operando un vehículo con llantas defectuosas, lo que resultó en un ponchamiento. En otros casos, las piezas defectuosas del vehículo, como los cinturones de seguridad o los sistemas de frenos, sujetos a una recolección del producto, pueden haber sido culpables.

Los daños, incluidos los descritos anteriormente, pueden compensarse mediante la recuperación monetaria, por lo que requiere un abogado experimentado en lesiones personales.

Cuadriplejia - Una visión general

La cuadriplejia, también conocida como tetraplejia por los profesionales médicos, es una parálisis desde el cuello y el área del hombro hacia abajo como resultado de una lesión en cualquiera de las siete vértebras cervicales o del cuello, que causan el corte de la médula espinal. Al igual que una víctima que ha sufrido paraplejia como resultado de un accidente, una persona que sufre de tetraplejia tendrá pérdida de sensibilidad en las piernas y los brazos, dolor extremo, espasmos musculares, pérdida del control de la vejiga y los intestinos, disfunción sexual y disminución de la esperanza de vida. Pueden surgir problemas adicionales para los cuadripléjicos, incluidas las complicaciones con las funciones corporales involuntarias que involucran los sistemas respiratorio y digestivo.

La cuadriplejia es frecuentemente una consecuencia de una acción imprudente o negligente que termina en un accidente. Las lesiones personales graves ocurren diariamente en accidentes que involucran automóviles, motocicletas o botes, y la parálisis del cuello hacia abajo es una de las lesiones más graves y que más cambian la vida de una víctima. Ciertamente, los científicos a la vanguardia de la investigación de la tetraplejia se esfuerzan todos los días para lograr avances tecnológicos que permitan a las víctimas lograr una rehabilitación completa; sin embargo, la realidad es que la mayoría de los individuos que sufren de cuadriplejia nunca recuperan la movilidad perdida.

Abogados de lesiones personales con experiencia

Nuestra firma de abogados expertos en lesiones personales se especializa en el manejo de casos de accidentes que involucran parálisis, ya sean lesiones derivadas de un accidente automovilístico, un accidente en una piscina o instalaciones inseguras. Tenemos experiencia en negociar acuerdos por reclamos de seguros de accidentes y obtener la máxima indemnización para las personas lesionadas en el área metropolitana de Atlanta y en el estado de Georgia que han estado paralizadas como resultado de un accidente causado por la negligencia de otro. Llame al 404.MCALEER para obtener asesoramiento sobre su caso y proteger sus derechos.

Client Testimonials
★★★★★
"I went to Charles after I was hit in a car accident last year. He, and especially his paralegals, were very considerate and actually cared about me. They helped me BIG time..My settlement was way more than I could even imagine. They are great about keeping you in the loop and getting your case done fast." Lauren
★★★★★
“Charles handled a personal injury suit that was primarily for symptoms that were not simple to demonstrate to the jury. Throughout the case Charles was professional and well prepared. We won an excellent settlement for this type of case.” Cindy
★★★★★
“After my case was turned down by several firms, I asked Mr. McAleer to review my case. He did, and he thought he could win it. The insurance company did not offer me one dime, even at trial and after the jury was deliberating. The Gwinnett jury returned a verdict in my favor for $300,000. I was in tears. I will always be thankful to Mr. McAleer for believing in my case and in me.” R.S.