Lesiones Serias y Catastróficas

Una lesión catastrófica en el trabajo puede cambiar completamente su vida. ¿Qué significa "lesión catastrófica"? La ley de compensación para trabajadores de Georgia define una lesión catastrófica como:

  • Una lesión de la médula espinal que resulta en cualquier tipo de parálisis
  • La amputación de un apéndice de manera que haya pérdida del uso del apéndice
  • Lesión cerebral severa
  • Quemaduras de segundo o tercer grado en más del 25 por ciento del cuerpo
  • Quemaduras de tercer grado al cinco por ciento o más de la cara o las manos
  • Ceguera total o industrial
  • Cualquier otra lesión que impida permanentemente que la víctima pueda tener un empleo remunerado

Una lesión catastrófica generalmente ocurre repentinamente y con frecuencia tiene efectos graves a largo plazo en la víctima. El empleado lesionado puede necesitar supervisión o asistencia constante por el resto de sus vidas, así como toda una vida de rehabilitación y gastos médicos, lo que puede poner un gran estrés en la familia de la víctima.

Los casos de compensación laboral que involucran una lesión catastrófica son a menudo los casos más complejos. Los abogados de compensación de trabajadores experimentados de McAleer Law pueden ayudarlo a obtener la compensación que merece después de una lesión catastrófica en el trabajo.

Client Testimonials
★★★★★
"I went to Charles after I was hit in a car accident last year. He, and especially his paralegals, were very considerate and actually cared about me. They helped me BIG time..My settlement was way more than I could even imagine. They are great about keeping you in the loop and getting your case done fast." Lauren
★★★★★
“Charles handled a personal injury suit that was primarily for symptoms that were not simple to demonstrate to the jury. Throughout the case Charles was professional and well prepared. We won an excellent settlement for this type of case.” Cindy
★★★★★
“After my case was turned down by several firms, I asked Mr. McAleer to review my case. He did, and he thought he could win it. The insurance company did not offer me one dime, even at trial and after the jury was deliberating. The Gwinnett jury returned a verdict in my favor for $300,000. I was in tears. I will always be thankful to Mr. McAleer for believing in my case and in me.” R.S.