Lesiones Axonales Difusas

La lesión axonal difusa cerebral se produce cuando hay rotación y alteración del cerebro dentro del cráneo. Esto, que puede ser causado por un accidente de vehículo motorizado, puede cortar parcial o totalmente los axones cerebrales, que son las fibras nerviosas de conexión en el cerebro. Este tipo de daño cerebral es difícil de evaluar porque pueden ser causados por pequeños desgarros que son difíciles de visualizar. Si ha recibido un diagnóstico de "lesión cerebral leve", sus lesiones pueden curarse con el tiempo. Sin embargo, a menudo, una lesión axonal puede causar una incapacidad permanente y extensa desde la pérdida del conocimiento hasta un estado vegetativo permanente y una eventual muerte injusta.

Hoy en día, la medicina no ha desarrollado métodos para tratar eficazmente las lesiones axonales difusas. Algunos expertos han descubierto que el daño a los axones ocurre dentro de las 24 horas posteriores al trauma en la cabeza.

Si a usted o a un ser querido se le ha diagnosticado una lesión axonal difusa, obtenga atención médica especializada y también contacte a un abogado de lesiones cerebrales en McAleer Law al 404.MCALEER.

DAI (Lesión Axonal Difusa por sus siglas en inglés) es probablemente el tipo de lesión cerebral más frecuente e incapacitante. Este tipo de lesión cerebral se observa cuando hay lesiones múltiples en la materia blanca y es una de las principales causas de pérdida de conciencia y, peor aún, de caer en un estado vegetativo permanente. DAI se ve en casi la mitad de los casos que involucran un traumatismo craneal extremo y también se observa en casos de traumatismo cerebral moderado e incluso leve. El pronóstico de la DAI suele ser coma, y más del noventa por ciento de los pacientes nunca salen de él. Aquellos que se despiertan de un coma a menudo permanecen profundamente dañados. DAI puede ocurrir en muchas formas de severidad. La conmoción cerebral se considera una forma leve de DAI.

Las DAI varían en tamaño y son de 1 a 15 mm y afectan más comúnmente a la materia blanca del cerebro, incluido el cuerpo calloso y el tronco cerebral. Los lóbulos del cerebro también están sujetos a una DAI y se ven típicamente en los lóbulos frontal y temporal.

DAI es difícil de diagnosticar porque no siempre se visualiza claramente en las tomografías computarizadas o con otras técnicas de imagen. La imagen de resonancia magnética (MRI por sus siglas en inglés) es más útil que la TC para detectar una lesión axonal difusa. Dado que la mayoría de los daños en la DAI son causados en su mayor parte por cambios bioquímicos secundarios, su inicio puede retrasarse de manera tal que una persona con DAI que al principio parece estar bien puede sufrir más adelante. Por esta razón, esta lesión suele ser más grave de lo que se cree en un principio.

La lesión por DAI no está sujeta a un régimen de tratamiento especializado que no sea la estabilización de la víctima y el intento de disminuir la presión intracraneal.

Una vez que su condición se haya estabilizado, llame a la McAleer Law para discutir sus opciones cuando un DAI fue causado por un accidente automovilístico, un resbalón o un una caída en un local, o cualquier tipo de negligencia. Llama al 404.MCALEER.

Client Testimonials
★★★★★
"I went to Charles after I was hit in a car accident last year. He, and especially his paralegals, were very considerate and actually cared about me. They helped me BIG time..My settlement was way more than I could even imagine. They are great about keeping you in the loop and getting your case done fast." Lauren
★★★★★
“Charles handled a personal injury suit that was primarily for symptoms that were not simple to demonstrate to the jury. Throughout the case Charles was professional and well prepared. We won an excellent settlement for this type of case.” Cindy
★★★★★
“After my case was turned down by several firms, I asked Mr. McAleer to review my case. He did, and he thought he could win it. The insurance company did not offer me one dime, even at trial and after the jury was deliberating. The Gwinnett jury returned a verdict in my favor for $300,000. I was in tears. I will always be thankful to Mr. McAleer for believing in my case and in me.” R.S.