Establecimientos Inseguros

Premisas inseguras

Los dueños de propiedades son responsables de ciertas lesiones sufridas por personas en su propiedad. Los casos de responsabilidad civil de las instalaciones se producen cuando el propietario de una propiedad no mantiene esta en condiciones seguras.

Un acuerdo extrajudicial o veredicto de responsabilidad civil puede ayudar a una persona a recuperar el dinero necesario para gastos médicos, pérdida de ingresos u otros gastos. Ya sea con un acuerdo o veredicto, los abogados de McAleer Law siempre buscarán la máxima compensación disponible conforme a la ley.

Las personas resultan gravemente heridas en edificios, estacionamientos y en otros locales diariamente. A veces, esas lesiones son el resultado de un mal mantenimiento de estos locales por parte de sus propietarios o gerentes. En esas situaciones, la parte lesionada o la familia de una víctima de muerte por negligencia pueden presentar un reclamo de responsabilidad civil contra el propietario.

Los reclamos de responsabilidad civil en las instalaciones a menudo implican resbalones y caídas o reclamaciones por tropezones y caídas. Si bien los resbalones y caídas son los más comunes, hay muchos otros tipos de reclamaciones a instalaciones inseguras. Por ejemplo, las demandas por responsabilidad civil de los locales también pueden incluir: mordeduras de perros y otros ataques de animales, accidentes en parques de diversiones, lesiones en escaleras mecánicas o ascensores, accidentes en edificios o construcciones, seguridad inadecuada o negligente, ataques criminales, lesiones por incendio, como por ejemplo quemaduras o inhalación de humo o alarmas de incendio inadecuadas o inexistentes en las propiedades de alquiler, accidentes que causan muertes por negligencia, accidentes en la piscina o accidentes por caídas, exposición a materiales peligrosos y muchos otros tipos de lesiones causadas por negligencia del propietario de una propiedad.

Revelación

En muchos estados, si está vendiendo o arrendando bienes inmuebles residenciales, debe revelar la existencia de sustancias peligrosas conocidas en la propiedad. La ley federal requiere la divulgación de los peligros del plomo, como la plomería del plomo o la pintura a base de plomo. Las leyes estatales o locales pueden requerir la divulgación de otras sustancias, como el asbesto.

Obligaciones de los propietarios y ocupantes de la propiedad

En muchos estados, los propietarios y ocupantes de propiedades deben diferentes grados de atención, también llamados obligaciones, a los visitantes de su propiedad, lo que dependerá de la razón del visitante para estar en la propiedad. En general, hay tres categorías para los visitantes que se encuentran en la propiedad de otra persona: intrusos, concesionarios o invitados. En los estados que aún distinguen entre estas categorías de personas, como Georgia, la obligación legal que se le debe a cada tipo de visitante es diferente. Una de las primeras cosas que hace McAleer Law en casos de instalaciones inseguras es clasificar el uso que nuestros clientes estaban haciendo de la propiedad para determinar la obligación debida. En la mayoría de los casos, a nuestros clientes se les llama invitados y, como tales, se les debe un deber o atención ordinaria.

Norma legal de Georgia en casos de Responsabilidad Civil

El propietario/ocupante de la propiedad o el terreno debe a las personas invitadas en las instalaciones la obligación de cuidado ordinario de tener las instalaciones en condiciones seguras y no exponer a los invitados a riesgos injustificados. Madaris v. Piggly Wiggly Southern, 205 Ga.App. 405 (1992); Young v. Wal-Mart Stores, 209 Ga.App. 199 (1993). O.C.G.A. § 51-3-1 establece: “Cuando un propietario u ocupante de una propiedad, por invitación expresa o implícita, induce o lleva a otros a visitar sus instalaciones para cualquier fin lícito, es responsable de daños a dichas personas por las lesiones causadas al no ejercer la atención ordinaria para mantener las instalaciones seguras ".

Para recuperarse de las lesiones sufridas en un accidente de resbalón y caída, un invitado debe probar (1) que el acusado tenía un conocimiento real o "constructivo" del peligro; y (2) que el demandante no tenía conocimiento del peligro a pesar de su ejercicio de atención ordinaria debido a las acciones o condiciones bajo el control del propietario/ocupante. Robinson v. Kroger Co., 268 Ga. 735, 748-49, 493 S.E.2d 403, 414 (1997). Además, la ley de Georgia sostiene que los propietarios también tienen responsabilidad indirecta por cualquier acto negligente u omisión de su contratista independiente/guardia de seguridad, además de su propia responsabilidad según la O.C.G.A. § 51-3-1. FPI Atlanta, L.P. v. Seaton, 240 Ga. App. 880 (1999).

“Conocimiento constructivo” significa que un propietario debería haber conocido el riesgo. Usted puede demostrar ese conocimiento de muchas maneras, como presentando evidencia de que había un empleado en el área inmediata del peligro antes de la lesión y si el empleado hubiera actuado razonablemente al inspeccionar sus alrededores, habría descubierto el riesgo. McAleer Law ha demostrado con éxito conocimiento constructivo en casos donde hay una sustancia líquida en el suelo y la evidencia en video muestra que varios empleados caminaron cerca del derrame, pero no hicieron nada para limpiarlo. Otra forma de demostrar conocimiento constructivo es estableciendo que el propietario de un local no haya establecido procedimientos de inspección razonables. La negligencia del dueño de una propiedad también puede comprobarse demostrando que no se siguieron los procedimientos establecidos. McAleer Law ha demostrado conocimientos constructivos al recopilar informes de inspección que muestran que las estas estaban programadas para realizarse pero que en realidad no se llevaron a cabo. La idea es esta: si el propietario del local hubiera inspeccionado según sus propios procedimientos, podría haber identificado y eliminado el peligro.

Defensas típicas de reclamos que involucran lesiones en la propiedad

Una de las defensas más comunes que ve McAleer Law es cuando el propietario de un local afirma que la persona lesionada no evitó la negligencia del demandado, es decir, el demandante conocía el peligro y no lo evitó. La ley de Georgia establece que una persona debe ejercer un cuidado ordinario por su propia seguridad. Cuando un demandante no ejerce tales cuidados ordinarios, esto se llama negligencia comparativa. Si tal defensa tiene éxito, la parte lesionada no podrá pedir compensación por sus lesiones.

Los demandados también argumentarán que, aunque un demandante no haya sido consciente de la negligencia del acusado, este fue negligente en sus propias lesiones. Si el acusado puede demostrar que la negligencia del demandante fue igual o mayor que la negligencia del demandado, el demandante no podrá recuperar nada. Si el acusado puede demostrar que el demandante fue menos del 50% negligente, el tribunal lo reduce a su debida proporción.

Además de culpar a una persona lesionada, los acusados también suelen señalar a partes que no están involucradas en el caso. Por ejemplo, si un comprador se resbala y cae en el agua que puede estar goteando de un refrigerador para bebidas, el propietario del local puede argumentar que el proveedor del refrigerador es la parte responsable.

Client Testimonials
★★★★★
"I went to Charles after I was hit in a car accident last year. He, and especially his paralegals, were very considerate and actually cared about me. They helped me BIG time..My settlement was way more than I could even imagine. They are great about keeping you in the loop and getting your case done fast." Lauren
★★★★★
“Charles handled a personal injury suit that was primarily for symptoms that were not simple to demonstrate to the jury. Throughout the case Charles was professional and well prepared. We won an excellent settlement for this type of case.” Cindy
★★★★★
“After my case was turned down by several firms, I asked Mr. McAleer to review my case. He did, and he thought he could win it. The insurance company did not offer me one dime, even at trial and after the jury was deliberating. The Gwinnett jury returned a verdict in my favor for $300,000. I was in tears. I will always be thankful to Mr. McAleer for believing in my case and in me.” R.S.