Accidentes de Transporte Publico (MARTA)

Accidentes de Autobuses MARTA

Nuestra oficina ha manejado muchos casos involucrando autobuses MARTA. Hemos representado pasajeros que resultaron lesionados luego de que le chofer condujo de manera negligente y ocasionó un accidente y a pasajeros que fueron lesionados cuando un conductor en un vehículo distinto por negligencia ocasionó el accidente.

McAleer Law fue a juicio contra MATA cuando un autobús de MARTA causo un accidente y lesionó a pasajeros que iban en otro vehículo. McAleer no solo gano el caso, si no también en el proceso estableció un precedente importante cuando MARTA presentó una apelación ante el Supremo Tribunal de Georgia. El caso es METROPOLITAN ATLANTA RAPID TRANSIT AUTHORITY (MARTA) v. KIMBERLY MORRIS.

La Sra. Kimberly Morris y el Sr. Marlon Hatchett estaban visitando Atlanta desde Montgomery, Alabama. En la intersección de Peachtree Street y 14th Street, la Sra. Morris se detuvo en el semáforo en rojo. Su vehículo estaba en el carril de la extrema derecha. En el carril central, a la izquierda del vehículo de la Sra. Morris, había un autobús MARTA. Cuando la luz se puso verde, la Sra. Morris siguió recto. El autobús de MARTA, aparentemente tratando de adelantarse a la Sra. Morris y tomar su carril, rozó el lado izquierdo del vehículo de la Sra. Morris.

La Sra. Morris, el Sr. Hatchett y el testigo presencial declararon que el autobús MARTA desaceleró después del impacto, como si se detuviera por la colisión, para después acelerar abruptamente y detenerse en la siguiente parada en Peachtree Street, pero nunca fue detenido ni interrogado por las autoridades. Aunque ninguno de los demandantes fue la sala de emergencia después del accidente, la Sra. Morris y el Sr. Hatchett sostuvieron lesiones permanentes por las cuales un jurado le otorgó $276,244.64 a la Sra. Morris y $82,381.50 al Sr. Hatchett, además de pagar los honorarios de abogados de estos.

El problema en este caso fue que, dado que el autobús de MARTA aceleró, los demandantes no pudieron obtener el número del autobús o identificar al conductor del mismo. Sin embargo, Charles McAleer pudo demostrar que una testigo presencial, Priya Grover, estaba muy familiarizada con los autobuses de MARTA y los usa todos los días como pasajero. Ella testificó que ha visto cientos de autobuses MARTA y el autobús que rozó el vehículo de la Sra. Morris era blanco y tenía las marcas de MARTA con tres franjas de colores. Estaba segura de que el autobús que vio era MARTA.

McAleer Law también reunió el testimonio del Sr. Ganti, quien dijo que el autobús que vio de lado fue un vehículo municipal como el que había visto en todo Atlanta, que reconoció como un autobús MARTA. La Sra. Morris testificó que el autobús que rozó su vehículo era un autobús MARTA porque decía MARTA en el costado. Morris también testificó que el autobús MARTA decía "Five Points" y “Five Points” es una parada de autobús en la ruta 110 de Peachtree. El Sr. Hatchett también identificó el autobús que golpeó el vehículo de la Sra. Morris como un autobús MARTA.

Identificacion del Empleado de MARTA

El demandante Marlon Hatchett declaró que después de la colisión, el autobús que tuvo la culpa se alejó y luego se detuvo en una parada de MARTA justo al sur de Peachtree y 14th Street para bajar pasajeros en una parada de autobús de MARTA. Hatchett también declaró que había pasajeros en el autobús de MARTA. McAleer pudo hacer que un Operador de autobuses de MARTA admitiera que solo el demandado MARTA opera los autobuses MARTA y que la parada de autobús donde se detuvo el autobús que tuvo la culpa después de la colisión es una parada de autobuses de MARTA.

MARTA se basó en una jurisprudencia establecida en Georgia que dice que si lo único que el demandante tiene como prueba el nombre de la compañía en el lado de un vehículo (una "insignia"), esto solo no es suficiente para responsabilizar a la compañía del logotipo. Sin embargo, al observar estos casos de insignias, es evidente que este caso contra MARTA presenta hechos que van mucho más allá de una mera insignia; hechos que forman una base confiable sobre la cual se basó el veredicto del jurado.

El caso principal en el que se basó el apelante fue Sellers v. Air Therm Co., 231 Ga. App. 305 (1998). En Sellers, el demandante apeló una concesión de juicio sumario al acusado. El vehículo del vendedor de Air Therm Co. fue impactado en un accidente de golpe y fuga. El testimonio con una descripción de la furgoneta y el color del cabello del conductor fue el único que se brindó en apoyo a la afirmación de que la furgoneta de golpe y fuga era propiedad de Air Therm Co. Respondiendo a la moción de Air Therm Co. para un juicio sumario, el Tribunal de Apelaciones sostuvo que Sellers necesitaba "señalar evidencia específica que diera lugar a un problema verificable si Air Therm era dueño de la camioneta que sacaba a Sellers de la carretera y si el conductor de la camioneta era un empleado o agente de Air Therm e iba Conduciendo el vehículo en el curso y alcance de su empleo". El testimonio del vendedor solo sobre el color de la camioneta, la estampa y el color del cabello del conductor no fue suficiente para establecer un caso “a primera vista” contra Air Therm Co.

Por lo tanto, en el juicio, Sellers requería que un demandante mostrara cualquier evidencia de lo siguiente para sobrellevar una moción de veredicto directo: A. Propiedad, B. Empleo y C. Curso y Alcance del Empleo. McAleer Law pudo probar lo que exige el tribunal de Sellers. La clave en este caso es que el empleado de MARTA testificó que SOLAMENTE los empleados de MARTA están autorizados para conducir autobuses de MARTA y se observó a este conductor en particular usando el uniforme de MARTA mientras dejaba y recogía pasajeros inmediatamente después de la colisión EN UNA PARADA DE AUTOBUSES DE MARTA, es decir, allí no hubo evidencia alternativa que apoyara la posibilidad de que no se trataba de un conductor de MARTA que actúa en el curso y alcance del empleo. Este no suele ser el caso con otras compañías que pueden contratar a contratistas independientes y que pueden usar insignias prestadas.

Accidentes de Tren

Los accidentes de trenes y de transporte público tienen el potencial de ser las catástrofes más devastadoras en las que alguien pueda estar involucrado.

Aunque el transporte en tren es relativamente seguro, los accidentes de tren ocurren en todo Estados Unidos, incluido Georgia. La mayoría de las veces, hay muertes involucradas en choques de trenes, como un choque de trenes fatal cerca de Albany, Georgia, el 5 de septiembre de 2008, en el Condado de Miller. En ese caso, dos hombres chocaron con un tren de carga detenido en un cruce de ferrocarril, después de lo cual su camión se incendió. Trágicamente, los dos hombres en el camión murieron como resultado del accidente. Nuestro bufete de abogados maneja este tipo de casos de accidentes fatales.

A menudo, los accidentes de tren o los descarrilamientos provocan la fuga de toxinas dañinas, como sólidos, líquidos y gases, que pueden contaminar los vecindarios y causar lesiones graves e incluso la muerte. Estos tipos de derrames se conocen en ocasiones como accidentes de derrames de materiales peligrosos.

Los accidentes de tren ocurren por muchas razones. Por ejemplo, los cruces de ferrocarril pueden sufrir fallas mecánicas. Es común que el error humano sea la causa raíz de un descarrilamiento de un tren. En el caso de un choque, a menudo se producen lesiones personales drásticas debido a la masa y la velocidad de los trenes. El enorme daño causado por los accidentes de trenes y ferrocarriles con frecuencia causa pérdidas sustanciales de propiedad y sufrimiento humano. Existen más de 2.500 accidentes de tren al año.

Client Testimonials
★★★★★
"I went to Charles after I was hit in a car accident last year. He, and especially his paralegals, were very considerate and actually cared about me. They helped me BIG time..My settlement was way more than I could even imagine. They are great about keeping you in the loop and getting your case done fast." Lauren
★★★★★
“Charles handled a personal injury suit that was primarily for symptoms that were not simple to demonstrate to the jury. Throughout the case Charles was professional and well prepared. We won an excellent settlement for this type of case.” Cindy
★★★★★
“After my case was turned down by several firms, I asked Mr. McAleer to review my case. He did, and he thought he could win it. The insurance company did not offer me one dime, even at trial and after the jury was deliberating. The Gwinnett jury returned a verdict in my favor for $300,000. I was in tears. I will always be thankful to Mr. McAleer for believing in my case and in me.” R.S.